Auditoria en campo

En un informe presentado recientemente por la coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), exponen que como está afectando la evolución de la economía y los mercados en el modelo de producción representado por la agricultura familiar.

El estudio titulado “La uberización del campo español” vislumbra una dura reconversión para el campo español que amenaza a las pequeñas empresas agrícolas, en su mayoría familiares, que puede provocar un cambio de paradigma, convirtiendo a estos agricultores en asalariados y por tanto evolucionando hacia una agricultura sin agricultores.

Los Servicios Técnicos de COAG analizan en este documento las principales magnitudes y tendencias macroeconómicas que dibujan el nuevo escenario, dedicando un capítulo especial a 4 subsectores (uva de mesa, vacuno de leche, frutas y hortalizas y porcino) que se encuentran en diferentes etapas en relación con la evolución del modelo agrario.

El sector agrario va viento en popa. Según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), la renta agraria superó en 2018 por primera vez la barrera de los 30.000 millones de euros. Además, las exportaciones agroalimentarias españolas han aumentado un 97,5% en los últimos 10 años, con una tendencia claramente positiva hasta un nuevo récord, con 50.349 millones de euros. Sin embargo, a pesar de ésta evolución económica positiva, asistimos al continuo cierre de explotaciones por falta de rentabilidad y ausencia de relevo generacional.

Los agricultores afrontan una presión constante en una cadena alimentaria desequilibrada, que provoca un efecto “sándwich” a los productores, derivado de los altos costes de los insumos y los bajos precios obtenidos por sus productos. Por un lado se enfrentan a una distribución comercial fuertemente concentrada, y por otro cada vez menos empresas dominan el mercado de los insumos. Estas concentraciones elevan el poder de negociación a ambos lados del agricultor, perjudicando su futuro.

Si no se toman medidas, las condiciones que vive el campo -según el informe de COAG- provocará el ocaso de la explotación familiar tradicional. La concentración de la riqueza, el aterrizaje de los fondos de inversión, la formación de oligopolios, el desarrollo de la especulación y el reto de la transformación digital, amenazan el actual modelo de agricultura y alimentación. Un peligro que no sólo afecta a empresas y agricultores, sino también a toda la economía y empleo que se genera en las zonas de producción.

Fuente: http://coag.chil.me/post/la-e2809cuberizacion-del-campo-espanole2809d-pone-contra-las-cuerdas-a-los-34500-276547